Seguidores

domingo, 3 de octubre de 2010

Vivir como lo entiendo yo, con todos los sentidos, con los flujos hormonales impregnando los genitales, con el sudor del terror manchando la camiseta pijita del corte inglés o perdiéndote en cualquier ciudad desconocida para reencontrarte después en la consulta de tu psiquiatra o en cualquier buhardilla con una jeringa colgando del antebrazo, sólo es equiparable a una buena jornada de escritura demencial y fluyente de las que te pone la piel de gallina y el termómetro bajo la axila mientras no te atreves a mirarte en el espejo por si no te reconoces.

4 comentarios:

Lucía dijo...

Buf...remolinos en el estado de ánimo...Un abrazo

Fran dijo...

Sí, un tornado o algo así. Saludos.

Susan Urich Manrique dijo...

Me dió un algo bajo la piel cuando terminé de leer, me ha encantado! Cómo has estado? Besito.

Fran dijo...

Gracias, Susan. Que cara eres de ver. Yo estoy muy bueno, digo muy bien, como siempre. Saludos.